En este post intentaré completar el anterior, explicando como ejecutar una espiga que encaje a la perfección en la caja que ya tenemos hecha,.

Antes que nada, hay que tener en cuenta, que aunque quisiéramos, la dimensión en espesor de la espiga, nunca será igual al ancho de la caja.Si viéramos la boca de la caja ampliada, nos daríamos cuenta de que los bordes están abiertos, y por tanto, si usámos esa medida para hacer la espiga, la unión no será correcta.

Caja.Medidas

Para evitar esos problemas de alineación, usaremos lo que vamos a llamar un listón de referencia. Se trata de hacer un pequeño listón que encaje lo más perfectamente posible en el interior de la caja que ya tenemos hecha. Veréis que es bastante más estrecho en la zona del exterior de la caja de la dimensión total de ésta.

Caja.Liston de chequeo

Con ese listón y midiendo con la parte baja de un calibre, obtendréis la dimensión C1, que es el ancho de corte que tenemos que utilizar en la sierra de cinta (o con serrucho, claro) para tener hecho un lateral de la espiga.

Caja. Dimensionado con stick

 

Una vez hecho esto, colocaremos ambas piezas juntas (la de la espiga y la que tiene el listón de prueba), y veremos si están perfectamente niveladas.

Caja. Chequeo2

Una vez comprobado esto, no tendréis más que hacer lo mismo con el otro lado de la caja. Para ello, es conveniente medir la dimensión, colocando un segundo listón junto al primero, para poder medir correctamente, siempre desde lo que llamamos la cara buena o cara de referencia.

Caja.ReplanteoCuando ya tenemos los dos lados de la espiga cortados, probamos si entran bien en la caja, y una vez hecho esto, si es necesario, hacemos pequeños ajustes con el cepillo, utilizando como apoyo el larguero de la caja.

Espiga.CepilladoUna vez que hemos comprobado que las esquinas de la espiga entran bien en el ancho de la caja, hay que cortar la espiga en su verdadera dimensión en ancho.

Para ello, nos ayudamos de la caja nuevamente, marcando el ancho necesario, y escuadrando el corte.

Y ya solo nos quedan las últimas operaciones de ajuste en anchos y espesores de la espiga para que quede perfectamente encajada en su caja.

Recordad que es fundamental no trabajar nunca en el sentido longitudinal de la fibra de la espiga, porque al apoyar el formón, podéis dejaros llevar por la veta de la fibra y producir un corte desplomado.

Rectificado Ancho espiga

 

Los ajustes son siempre perpendiculares a la longitud de la espiga, tal y como se puede ver en los croquis que os adjunto, tanto en la propia espiga como en su base de unión a la caja.

Rectificado perimetro espiga (1)

Tras todos los ajustes, tendréis una espiga que encajará a la perfección en el hueco de la caja, o esa es al menos la intención con la que os he contado todo esto.

Recordad que cualquier duda podéis mandarme un mail (brokenjaus@gmail.com) o hacer un comentario en el propio blog que os lo aclararé gustoso.

Si queréis darle una vuelta más de tuerca a las cajas y espigas, no os perdáis el post de cajas y espigas con tubillones pasantes

Pin It on Pinterest

Share This