Un asunto que a mí al menos me resulta muy divertido, es considerar los muebles como algo que constructivamente ya está terminado, y que las uniones por si mismas funcionan sin prácticamente nada más exceptuando el encolado.

Pero un paso más adelante sería ejecutar uniones que en si mismas no necesiten ni siquiera el soporte de la cola, porque son perfectamente estables.

Un caso básico es la unión de caja y espiga con pasantes de madera.

Voy a intentar explicaros como se ejecuta esta unión, que no es más que una mejora sobre lo que os he contado en el anterior post.20131004_165333 20131005_095954

La primera parte es exactamente igual, y partimos por lo tanto de que ya tenemos hecha una unión básica de caja y espiga.

Aunque parecería lo más sencillo hacer unos taladros y meterle unos tubillones de madera, vamos a intentar mejorarlo un poquillo.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la posición de los tubillones pasantes. Nunca debemos situarlos más cerca de la junta entre caja y espiga, que lo correspondiente al diámetro del tubillón.

Caja y espiga con pasantes.Replanteo

Una vez hecho esto, vamos a fabricar los tubillones. Elegiremos una madera dura, y es fundamental que la dirección de las fibras de estos tubillones sea longitudinal. Para ello, usando una ayuda con un canal de sección cuadrada a 45%, iremos cepillando los listones hasta obtener un octógono.

Ayuda fabricacion tubillones

Tras tener el listón octogonal, lo convertimos en un cilindro, usando una plantilla metálica para hacer tubillones de diferente medida, y lo ajustamos a los que necesitemos en nuestro caso.

Una vez tenemos la junta cerrada, vamos a marcar con un taladro la posición del tubillón pasante. Para ello, hacemos un taladro, poniéndole un tope que coincida con la situación de la cara superior de la espiga. Al taladrar, debemos justo marcar con la punta de la broca, la cara de la espiga, pero muy ligeramente.

Caja y espiga con pasantes. Taladro

Una vez hecho esto, desmontamos la junta, y lo que vamos a hacer es :

  1. Taladramos ambos lados de la caja, sin espiga dentro, por el agujero que hemos hecho anteriormente.
  2. Marcamos una segunda posición de taladro en la espiga, 1mm más adentro de la marca que teníamos hecha.
  3. Hacemos el taladro de la espiga en ese punto.

Con estas operaciones, tendremos un desfase entre los taladros de la caja y de la propia espiga de 1mm.

Caja y espiga con pasantes. Desfases 25STbY2dfVfSHE68MVyfCQ3L

Esto lo que hará es que al introducir cuidadosamente el tubillón, ese desfase empujará la espiga hacia el interior de la caja, produciendo una tensión adicional, que cerrará perfectamente la unión, sin necesidad de encolado.

Tras esto, y como remate, solo nos quedaría cortar los sobrantes de los tubillones, y disfrutar de una gozada de unión, digna del mejor artesano.

Caja y espiga con pasantes. foto1

20131201_103654

 

Para cualquier consulta, estoy a vuestra disposición en el 670608867 o en el correo electrónico brokenjaus@gmail.com

Para los que les apetezca introducirse un poco más en la carpintería artesanal, dispongo de una oferta de cursos, tanto de iniciación como el curso de verano.

Pin It on Pinterest

Share This