Una de las juntas más agradecidas en ebanistería es la unión con colas de milano.

En este primer post al respecto, os explicaré como ejecutar una unión con colas de milano pasantes. En concreto os explicaré inicialmente la primera parte de la junta, que sería la ejecución de las colas en la primera de las piezas a unir. En un segundo post completaremos la junta con la explicación de las espigas de la segunda pieza.

Hay que tener siempre en cuenta, que antes de ejecutar las colas,debemos decidir que cara de la pieza queda dentro o fuera de nuestra junta. Siempre hay que dejar la cara de referencia, nuestra cara buena, en el interior de la junta.

Con los métodos que ya os expliqué en anteriores posts, dejaremos las piezas a unir con un canto bueno, y una cara buena, además de escuadrar las testas de ambas piezas.

Lo primero que haremos, es decidir el diseño de las uniones, es decir, la dimensión y posición de nuestras colas de milano.

Una referencia buena, es pensar que el ancho de la cola, estará en relación con el ancho del formón que vayamos a usar para ejecutarla.colasmilano.dimensiones1 Como concepto, usaremos un ancho en la parte interior de la cola (T), que sea 1,5mm mayor que el ancho del formón (F), tal y como vemos en los croquis.

Además, tenemos que decidir la inclinación de la cola, que tradicionalmente estará entre 1:6 y 1:7.

Resumiendo, con un formón de 6.5mm, tendríamos unas dimensiones superior e inferior de la cola de milano de 4.5 y 8 mm respectivamente.

La siguiente decisión de diseño a tomar es cuantos dientes hacer.

Empezaremos por dejar algo más de media espiga en los extremos de la junta, es decir, 5mm.

Decidimos un ancho aleatorio de la parte exterior de la cola, y con un compás, vamos trasladando la medida de un extremo a otro.colasmilano.marcado1

Con el número de divisiones que hemos decidido, el último punto que marque el compás, debe estar aproximadamente a 1 mm del final de la junta, tal y como se ve en los croquis.colasmilano.marcado2

Esto se consigue aumentando o disminuyendo la apertura del compás hasta llegar más o menos hasta ese punto.  croquis final.

Una vez fijada esa medida, y siguiendo los dos pasos que se muestran en los siguientes croquis, tendremos marcado por el canto, el diseño de nuestras colas de milano.

PASO 1:

colasmilano.marcado3

PASO 2:

colasmilano.marcado3

En todos esos puntos, hay que marcar unas lineas de lápiz con la escuadra, siempre tomando como referencia, recordad, la cara de referencia que ya tenemos terminada y que es el interior de nuestra unión.

Tras marcar el canto, y con un marcador de colas de milano y la inclinación que hayamos decidido, marcaremos los laterales de ambas caras de la junta.

colasmilano.marcado4

Ahora es necesario marcar la profundidad de las colas de milano. En este punto hay que mirar un poco al proceso posterior de cepillado.

Si marcáramos una profundidad de exactamente el espesor de la segunda pieza o menor, lo que ocurririá es que cuando cepillemos la unión, nuestra cuchilla se va a encontrar con una pieza a testa, que es la espiga perpendicular a la cola y vamos a tener problemas.

Para ello, cuando marquemos el fondo de las colas, es necesario ajustar el gramil, partiendo del espesor de la pieza que formará las espigas, y disminuir algo esta dimensión, de forma que al unir ambas piezas, la que tiene la madera al hilo, sobresaldrá un poco sobre las espigas, de forma que al cepillar, iremos poco a poco hasta encontrarnos con la testa de éstas, y así hacer el cepillado sin problemas.

colasmilano.marcadofondo

Por lo tanto, si nuestra pieza tiene 9mm, marcaremos algo menos en el gramil, recordando que este debe tener la parte plana hacia el exterior.

Marcaremos el fondo de las colas en ambas caras, con la diferencia que en la cara interior de la pieza podemos hacer una linea continua con el gramil (excepto 5mm a cada extremo), mientras que en el exterior, dado que se vería esa linea, solo podemos marcar cuidadosamente la parte de las colas que vamos a eliminar con la sierra de joyero.

Marcaremos también con el cuchillo los extremos de las juntas, ayudándonos de la escuadra, y ya estamos con la pieza preparada para el corte de sierra.

Tanto si lo hacemos directamente a mano, como si usamos una ayuda (ver ayudas David Barron), o si lo hacemos en la sierra de cinta, hay que ser cuidadosos y no pasarnos de la linea de cuchillo marcada en el interior de las colas.

Tras esto, con ayuda de la sierra de joyero, quitaremos sin aproximarnos mucho a la linea de cuchilla, la mayoría del interior de las colas

colasmilano.cortesobrante

Asimismo, cortaremos con cuidado y a escuadra, los extremos de la pieza, siempre algo por encima de la linea de cuchillo, para luego poder ajustar ese corte con el formón.

Una vez hechos los cortes de la sierra de joyero, nos queda el trabajo de formón para dejar las partes bajas de las colas perfectas.

colasmilano.ajuste1

Lo haremos en dos veces, cortando cada vez solo el 50% del espesor de la junta,(croquis), de forma que ambos cortes se encontrarán en el centro.

colasmilano.ajustes2

Nos quedarán unas pequeñas rebabas en los extremos que quitaremos al final, con la pieza en el tornillo del banco.colasmilano.rebabas Antes de hacerlo, conviene profundizar los laterales de la cola con el formón colocado en plano.

Para quitar esas rebabas y dejar el fondo de la cola perfecto y escuadrado, hay que repetir lo que David Charleworth llama el “mantra”. Hay que apoyar el formón en la parte alta de la pieza, colocarlo horizontal, traspasarlo al borde del corte, inclinarlo ligeramente, y luego empujar hasta la mitad de la profundidad, eliminando media rebaba.

colasmilano.rebabas2

Ese empuje debe hacerse con el cuerpo, no con el brazo .

En el corte de los extremos, repetiremos el mantra, y haremos una especie de tejado a tres aguas, que iremos rebajando poco a poco hasta que esté perfectamente horizontal por sus tres lados.

colasmilano.ajustes esquinas

Una vez repasados todos los cortes, no nos quedaría más que chequearlos con una regla y una escuadra, para ver si han quedado perfectamente horizontales y planos, sin abombamientos ni huecos que luego hagan que la junta  no quede perfecta.

Tal vez es una explicación un poco larga, pero el método es bueno, y probablemente lo entenderéis mejor viendo el video que os adjunto.

Como siempre, si algo no queda claro, podeis enviarme vuestros comentarios o preguntas, bien a esta página, como a mi correo brokenjaus@gmail.com

Si tenéis realmente interés en aprender, podéis consultar también mi oferta de cursos, tanto de iniciación como el curso de verano.

 

Pin It on Pinterest

Share This