Banco de Ebanista

Como paso fundamental en la creación de un taller propio, nada mejor que comenzar por construirte tu propio banco.
Aunque algo complicado, decidí construir un banco basándome en un diseño clásico, el Roubo, con algunas pequeñas modificaciones.

Lo adapté a mi altura, y lo he construido en haya, al ser la madera de mejor relación calidad/precio que puedo obtener cerca de mi taller. La valla central está fabricada en elondo, por darle un contraste de color y aprovechar material sobrante. Lo mismo ocurre con la pieza de madera del tornillo frontal, que para que tuviese el espesor necesario, tuve que recurrir a encolarle una pieza de elondo.

El sobre está fabricado con tablas paralelas de unos 4 o 5 cm de espesor, laminadas entre sí, formando una pieza de 10 cm de canto, y 2,10m. de largo. Con estas dimensiones, el banco tiene un peso importante, lo que facilita los trabajos sobre él sin movimientos.

Todas las uniones se han realizado encolando manualmente cajas y espigas, y el sobre además está unido a la estructura de las patas con tirafondos barraqueros.

Los tornillos de apriete son de diferentes patentes. En el frontal, el tornillo es de Veritas, aunque la cruceta es de BenchCrafted. En el tornillo de cola, el mecanismo completo es de Dieter Schmid.

El acabado de todo el banco se hizo de forma totalmente manual, con cepillo inicialmente y con cuchilla de ebanista después, finalizando la superficie con dos manos de aceite natural.

Puedes solicitar información si quieres comprar un banco como este, o bien quieres construirlo tú mismo. En la tienda encontrarás los planos para ejecutarlo.

También es posible construirlo con mi tutorización en mi propio taller, dentro de los cursos de ebanistería aplicados.

 

¿Te gustaría un banco de ebanista?

Pin It on Pinterest

Share This